Los ejemplares de Caldelá, considerados en su momento como los mejor dotados para el trabajo de toda Galicia de bido a su temperamento tranquilo, son originarios de la comarca que le da el nombre a la raza, Caldelas, situada al noroeste de la provincia de Ourense y que constituye además el centro de su área geográfica de dispersión.

No obstante, también se encontraban ejemplares en las áreas limítrofes de la provincia de Lugo (sierras del Caurel y O Cebreiro), donde los más ancianos del lugar aun recuerdan los viajes a las ferias de Castro Caldelas en la búsqueda de bueyes caldelaos, –extraordinarios animales de tiro–, e incluso en zonas más alejadas como Valdeorras y El Bierzo.

La raza Caldelá, según Sánchez Belda (1984, proviene del tronco Negro Ibérico. Otros autores, en cambio, la consideran derivada de las importaciones de ganado castellano en épocas históricas, afirmaciones basadas en los antecedentes existentes relativos al reinado de José Bonaparte, en el que se hicieron introducciones de este ganado para reforzar los trabajos de colonización. Autores actuales prefieren situarla en el tronco cántabro, junto con las otras Morenas de Galicia, puesto que al nacimiento, los terneros son de color castaño,lo que los hace inclinarse hacia esta afirmación.

Al crearse el Centro de Selección de Ganado Bovino de Fontefiz en el año 1945, se compraron dos toros y diez hembras de la raza, figurando estos animales entre las primeras razas que aparecen en los registros del centro. La raza Caldelá se mantiene en él hasta 1955, año en el que desaparece de los registros para después reaparecer en 1980, cuando fueron comprados los primeros animales para el Programa de Recuperación de la raza.


|
| © Boaga 2019